CandelariaPérez

CandelariaPérez 12 de Octubre de 2017

BIONEUROEMOCIÓN


Durante las ultimas décadas el ser humano ha logrado conquistar múltiples caras de la realidad, abrir caminos de los mas inesperados, abandonar ideas tradicionales. Dar lugar a lo alternativo y novedoso, a lo revelador y a lo inspirador. De modo que, toda frontera para el intercambio y el progreso del conocimiento ha sido derribada, trascendida y remplazada por nuevas formas. 

El llamado “paradigma de la interconexión” representa un cambio total acerca del modo de entender nuestro planeta y cada uno de los elementos que lo conforman. 

Esta línea de pensamiento concibe al universo como una unidad, cuyo funcionamiento se desarrolla en constante asociación. “El todo” esta absolutamente interrelacionado e inter-conectado, ya que todo es uno y uno es todo. 

Dentro de este marco, surge la novedosa medicina holística, una alternativa que concibe a cada sujeto como una parte inherente de aquella realidad total. Que debe su salud al funcionamiento armónico de su ser, mente-cuerpo-espíritu, y a sus relaciones con los demás seres y con la naturaleza en su conjunto. 

Su filosofía se centra principalmente en los poderes de sanación naturales del organismo y en la influencia del medio ambiente. Y si bien no hay rechazo absoluto a la medicina tradicional, esta práctica opta por utilizar terapias que busquen cambiar la calidad de vida de la persona, mejorándola de manera sistémica.

Así, este enfoque esta orientado a actuar no tanto sobre la enfermedad en si, sino a través del  la persona misma, centrándose en sus nudos mentales y emocionales.  La búsqueda y el encuentro de un nivel optimo y equilibrado del cuerpo y la salud son lo principal.

Nuestro organismo, potencialmente, puede desatar en todo momento una especie de efecto mariposa. Una pequeña perturbación inicial en el sistema, puede llegar a amplificarse y causar deterioros considerables a largo, mediano o corto plazo, si no sabemos reconocer la causa y el sentido emocional de esa alteración.El cuerpo expresa lo que el alma y la mente callan.

El análisis acerca del sentido emocional de cada enfermedad lo podemos encontrar en el diccionario emocional de www.sanateysana.com

Ejemplo:

Dolor de espalda: La espalda representa el sostén y el soporte de la vida. Es el lugar que me protege si me siento impotente frente a una persona o una situación (doy la espalda) en caso de necesidad. Si mi peso es excesivo, si carezco de “respaldo” o si no me siento bastante “respaldado” (afectivamente, monetariamente, etc.), mi espalda reaccionará en consecuencia y ciertos dolores (agujetas) pueden manifestarse. Puedo tener la espalda ancha y ser capaz de recibir o bien inclinarme humildemente, inclinarme por respeto o aceptación. Poco importa el motivo, un dolor de espalda indica que quiero quizás salvarme de algo colocándolo detrás mío, porque es con mi espalda que olvido las experiencias que me causaron confusión o pena. Pongo todo lo que no deseo ver o dejar ver a los demás, jugando así al avestruz. Estoy profundamente herido, incapaz actualmente de expresar estas emociones bloqueadas. ¡Rechazo ver lo que me conviene! Acepto liberar ahora las energías retenidas en los lugares que  me duelen! Una espalda flexible pero fuerte indica cierta flexibilidad mental y una gran apertura mental contrariamente a las rigideces dorsales que significan orgullo, poder y negación a ceder. Sentado bien cómodamente, puedo tener la sensación de estar protegido, en total seguridad. Sin embargo, aun cuando mi espalda sirva para soportar estas cosas indeseables y jugar a la “avestruz”, acepto ver lo que me molesta y expresarlo. Actuando de este modo, me libero del peso que llevaba. La postura adoptada da indicaciones sobre lo que vivo y sobre mi modo de transigir con las situaciones de mi vida: si estoy en reacción frente a la autoridad, si quiero tener razón frente a alguien o frente a algo, voy a “tensar la espalda” por orgullo. Si, al contrario, vivo sumisión, si tengo miedo, si me siento débil, voy a “curvar la espalda” y cuantas más grandes sean mis preocupaciones, más “me dolerá la espalda”. Ciertas personas integran más las dificultades de la vida en la escritura, el diálogo o el intercambio. Elijo el medio que mejor me conviene y dejo que la vida fluya en mí para aprender a expresarme más y afirmarme cuando lo necesito. Acepto que la vida me sostenga en cada instante y “levanto los hombros”, sabiendo que tengo la fuerza necesaria para realizar todos mis proyectos.

CP

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...